El que pee tieso y mea claro no necesita médico ni cirujano.
Tía Clementina