Quedaste como don Alonso cuando lo cagó la vaca.
Tía Clementina