No creo en la religión Católica, que es la verdadera, y voy a creer en la de ustedes...
Tía Clementina