Vino bueno no emborracha, viento no hace, ¿qué rayos me pasa a mi?
Tía Clementina